Yo soy Mabel

YO SOY MABEL

Escondida detras de su voz está ella MABEL… Su misión: hacer volar tu imaginación para llevarte en un viaje de placer, por que Mabel escribe para ti conócela.Relato: Mabel Producción : Mr Oscuro comparte este relato con tus amigos y amigas Síguenos para subir más contenido

01

Capítulo

Hola, si no es la primera vez que me escuchas ya sabes quién soy, sino mi nombre es Mabel y como suelo decir yo escribo para ti. Después de algunos relatos que probablemente has escuchado, ya tienes una clara idea a lo que me dedico, ejerzo el oficio más antiguo según dicen y lo hago con total placer y satisfacción, debe sonar extraño o al menos peculiar escuchar decir que me gusta ser una puta y ¿por qué no? acaso ¿debo de ocultarlo para lograr la aceptación social?, no soy una puta por necesidad, lo hago porque me gusta el sexo, sí así como lo oyes, no existe para mi mayor placer que sentir como mi cuerpo se funde con otro y la fulminante energía que me invade cuando un orgasmo me recorre por entero, voy por la vida disfrutando cada hombre que encuentro en mi camino y tal vez mi descripción más cercana es que soy una eterna aprendiz de meretriz. Las historias que he vivido y las situaciones en las que he estado, han hecho que mi incursión en el fascinante universo del sexo haya y siga siendo el más lujuriante viaje que haya emprendido jamás; aprender a conocer a los hombres me ha llevado a mi más pleno y completo conocimiento personal, soy una gozadora de la vida en su máxima expresión y me rijo bajo mis propios preceptos de cómo y por qué hago lo que hago.

. A mis amantes se cómo complacerlos y sin que ellos lo sepan les he enseñado como como complacerme a mí, tomo de ellos lo mejor de cada uno su energía, sus pasiones, sus deseos que hago míos y disfruto en plenitud. Ante los ojos del mundo soy una mujer empoderada y dueña de sí, pero en la cama, me someto a la voluntad de mi eventual acompañante, me place la dominación de mi hombre en el sexo, me excita ser domada y sometida y busco más que la tibieza de un encuentro, el fuego abrasador de la posesión plena. Me atrae el hombre rudo y he sido La Deseada y La Cazadora, pues por mucho que piensen que me conquistan, soy yo la que los elijo y los atraigo a mi juego. La seducción es mi aliada y mi cuerpo su instrumento doy a este lo que me pida y no me restrinjo en sus deseos, pues mi apetito sexual ha de ser satisfecho y procuro complacer cada capricho que tengo. Soy maestra y aprendiz, según se dé el momento y me encienden muchas cosas palabras, caricias y besos. En cada etapa de mi vida he ido descubriendo diferentes preferencias al momento de ser tomada, por que eso es lo que me gusta ser tomada. Soy dama, hembra y puta y las 3 al encontrarse producen alquimia sexual que es la única y real ley de atracción, ¿qué más fuerte y potente que dos cuerpos deseándose?, ¿qué fuerza más tremenda se produce, cuando aflora tu instinto más primitivo?, quiero ser la hembra deseada por el macho, sentir el aroma del deseo incipiente que evoca la posesión más ruda y bestial. Las manos de un hombre recorriendo mi cuerpo activan cada uno de mis sentidos y me preparan para ser poseída, sentir como se dilata mi vulva ante la cercanía de la penetración es el inicio del viaje, las lamida y mordidas de mis pezones van encendiéndolo todo y se despierta en mí, las ganas de dar placer. Besar el cuerpo de un hombre me parece exquisita experiencia, jugar entre sus piernas rozando fugazmente su pene y ver como se provocan latidos y reacciones me enloquece y sin duda devorarme un pene mirando a los ojos, es en si  el más placentero y malvado de mis juegos; darle de lamidas y soltarlo y sentir sin que te lo digan que quiere más, que desea más que necesita más llevan mi excitación a un máximo nivel, porque no sólo basta que yo esté preparada, una verga bien lamida es cogida exitosa y segura. Tomo mi tiempo y mi ritmo para darle placer a mi hombre y una vez su inflamada verga esté dispuesta, me monto sobre él y disfruto del placer que me provoca ser penetrada con ganas, con fuerza y brutalidad. Pero no cualquiera llega a mí, no soy fácil presa, como hembra ardiente buscaré siempre al mejor semental, ese que de solo sentir su aroma me enloquezca, que con una palabra me provoque y que  colocándome un dedo encima me encienda y me haga explotar…si eres tú aquel que escucha y puedes lograr eso, no dudes…búscame que nuestra cogida no la podrás olvidar

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.